En este apartado iremos subiendo sentencias de interés en el campo pericial caligráfico, donde se hagan referencia a los informes periciales realizados por nuestros peritos y otras sentencias de especial relevancia pericial.

Esta sentencia tiene importancia a nivel pericial en cuanto a que se da valor al informe pericial de parte realizado por el perito privado de nuestra asociación, llegando a nombrar su nombre e informe, y no se tiene en cuenta el informe pericial policial contrario:

 

Juzgado de lo Penal n°l de Langreo

J.Oral n°202/ll


Sentencia n° 249/11

En Langreo, a quince de diciembre de 2.011.

Vistos por D. Mariano Hebrero Méndez, titular de este Juzgado, los autos de Procedimiento Abreviado n°10/ll, procedente del Juzgado de Instrucción N° 1 de Langreo, por delito de DENUNCIA FALSA seguido contra-----, cor D.N.I----, con domicilio en----, sin antecedentes penales, representada por la Procuradora Sra. Palacios y defendida por la letrada Doña Yolanda Rodríguez Rodríguez y siendo parte el Ministerio Fiscal, representado por la lima.Sra.Doña Laura Ordás Yusto.

de fecha 5 Diciembre 200Ü, y sin que, ae la prueoa practicada, se haya acreditado que fuera firmado por la denunciante.

FUNDAMENTOS JURÍDICOS

PRIMERO.-Cuestionada la autenticidad de la firma del documente obrante al folio 165, y seguidas en el Juzgado de Instrucción n° 1 de Langreo las Diligencias Previas n° 601/2009, se practicó pericial caligráfica en que se concluyó que el documento fue firmado por la acusada, vid. ( fsl!6 y ss de fecha 3 febrero 2010), por lo cual dicho juzgado dictó auto de sobreseimiento y archivo, en 19.02.2010, que devino firme por no haberse recurrido. F121.

Tras ello, el Ministerio fiscal promovió la acción penal por delito de falsedad documental, en el cual se ha practicado pericial caligráfica que ha llevado a este Juzgador a la convicción de que la firma cuestionada no fue realizada por la acusáis, y elle en base al informe realizado por la perito leña Helena Huarte Tirapu, fs 139 y ss, donde se ponen de rr.aniíiestc las diferencias entre las firmas indubitadas y la ¿ueitaca, ie = ~ a rár.aese, como más significativas, la rúbrica de la auténtica, que arranca desde la letra N mediante un trate progresivo que llega a la última grafia "a" y de allí inflexiona- y realiza el movimiento envolvente de la trayectoria b,c, y d y que se prolonga en un movimiento convexo descendente e,g, y al final se hacen dos trazos verticales, como adorno de la rúbrica y de mayor longitud a los de la firma dubitada, vid. descripción al folio 156-157, 3c~paranac la dubitada (foto superior f.156) con la indubitada, foto del f.157.

Otro rasgo diferenciador importante es la letra "l",que en la dubitada está desligada de la "i", mientras que en la firma indubitada aquella se prolonga mediante un trazo ascendente para realizar la "i" (ver diferencias entre fotos inferiores del f. 161, y entre las del f.162.)

A esas divergencias se suman el hecho de que la denunciante, a fecha 5 de diciembre de 2008, no había cobrado su salario, vid. F.138, donde obra extracto bancario en que figuran abonados 686'63 el día 10.12.2008. Otro indicio a favor de la acusada es el testimonio de su ex -compañera de trabajo----, en el sentido de que----, en una reunión recriminó que le falsificaran la firma y que ellas firmaban las comunicaciones después de cobrar.

De todo ello se desprende una duda razonable sobre la autoría de la firma cuestionada y que ha de operar en beneficio del reo.

SEGUNDO. Las costas se declaran de oficio, según artículos 240 de la L.enj.crim.y 123 del Código penal.

Visto el artículo 741 de la Ley de enjuiciamiento Criminal, los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación,

FALLO

Que debo absolver y absuelvo a --------, del

delito de denuncia falsa de que venía siendo acusada, declarando ser de oficio las costas causadas.

Contra esta sentencia cabe recurso de apelación en el : de diez días.

Así per esta mi sentencia, de la que se unirá Lficaciór. a les autos, lo pronuncio mando y firmo.

PUBLICACIÓN.-La anterior sentencia ha sido dada y leida por el Magistrado Juez que la dictó en el mismo día de su fecha


principado de

asturias


ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- Las presentes actuaciones se incoaron el día 25 de junio de 2.010 y se recibieron en este juzgado de lo Penal el día 30 de septiembre de 2.011.

Celebrado el Juicio el día señalado, se practicaron las pruebas propuestas que fueron admitidas, con el resultado que obra en acta.

SEGUNDO. El Ministerio Fiscal, en sus conclusiones definitivas, calificó los hechos como constitutivos de un delito de denuncia falsa del artículo 456.1.2 del C.P. y que se imponga a la acusada la pena de quince meses multa con una cuota diaria de 12 euros, con la responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago del artículo 53 del Código Penal condena, y costas.

TERCERO. Por su parte la defensa del acusado solicitó la libre absolución del mismo.

HECHOS PROBADOS

Que el día 29 de enero de 2009, la acusada, ----, mayor de edad y sin antecedentes penales aportó a la denuncia formulada ante el Juzgado de Instrucción nl° de Mieres, por falsedad documental, un documento confeccionado por la empresa ----S.L, para la cual trabajaba

 

error pericial: cotejo de muestra indubitada con otra indubitada, sentencia absolutoria in voce

Fecha: 26/04/2006
 Descargar

En un proceso penal, el imputado estaba acusado de haber rellenado y firmado él mismo (era comercial),  un contrato de una telefonía móvil en lugar del cliente.

Como prueba, había un informe pericial caligráfico elaborado por los facultativos policiales en el que se le atribuían estos hechos, ya que habían cotejado muestra indubitada del cuerpo de escritura con los datos del cliente rellenados por el comercial (que también era indubitada, ya que él no lo negaba dado que los rellenaba siempre) en lugar de con la muestra dubitada que era la firma.

Se demostró este error con una pericial de parte  (autora: Helena Huarte) y hubo sentencia in voce absolutoria.

Esta senetencia presenta una especial relevancia ya que da más credibilidad al estudio realizado por la perito de parte que al realizado por los facultativos periciales, demostrando así la imparcialidad y seriedad de los peritos calígrafos privados.

 

dos modelos de firma:

Fecha: 02/07/2009

En este caso, el abogado del demandante había presentado un informe pericial de parte confirmando que la firma del documento cuestionado (un aval) era de la persona avalista y el abogado del demandado presentaba otra pericial diciendo que su cliente no había firmado el aval.

Se pidió una tercera valoración a través de un perito designado judicialmente, que en este caso fue Helena Huarte (miembro de la asociación y Vicepresidenta)  y comprobó que el demandado tenía dos modelos de firma diferentes y que efectivamente, era el autor de la firma dubitada.

"Juzgado de 1ª Instancia nº 10 de Gijón " 2009.

Juicio ordinario sobre reclamación de cantidad. Magistrado titular: Javier Alonso Alonso.

Fundamentos de Derecho:

TERCERO: la prueba practicada no deja lugar a dudas sobre la realidad de que el codemandado suscribió el documento aportado con la demanda en cuya virtud avalaba personal y solidariamente a la mercantil expresada en el pago de parte de la deuda que éste tenía contraída, en concreto hasta el importe de 12.000 euros a satisfacer en 10 pagos mensuales de igual cuantía. En efecto, la abierta y explícita negación de haber firmado aquel documento que se contiene en su contestación a la demanda y en la que insiste en el interrogatorio, no se concilia con el resultado de las pruebas practicadas, de cuya apreciación se extrae, sin ningún género de dudas, la realidad de esa suscripción por el interesado. Así ha de partirse de la evidencia de que el codemandado emplea dos tipos de firmas que, en su apariencia externa, son diferentes, cosa que viene a reconocer finalmente, de una manera indirecta, en su interrogatorio, cuando al exhibírsele los documentos aportados por la actora en la audiencia previa, reconoce expresamente haberlos suscrito.

Con ello, fácilmente se explica la conclusión que alcanza el informe pericial aportado a su instanciaen el que, comparando dos firmas completamente distintas en su apariencia externa, llega a la conclusión de que una y otra no han sido estampadas por la misma personay, con la misma facilidad se explica que en el informe aportado por la actora y en el emitido por la perito designada judicialmente, se llegue a la conclusión de que el debatido documento ha sido firmado por el interesado, ello partiendo fundamentalmente, de comparar la firma que presenta con aquellas que con presentar rasgos externos similares, tienen una autenticidad que no cabe negar, aunque sólo sea porque una de ellas se contiene en un documento oficial cual es la denuncia ante la Guardia Civil, presentada en su momento por el demandado y, en las demás, es éste mismo quien reconoce la suscripción, al punto de que por más que sean las diferencias entre estos dos tipos de rúbrica empleados, al decir de aquellos dos informes, existen similitudes que apuntan inequívocamente a su realización por la misma persona. Informes a cuyo resultado ha de estarse cuando se amparan en explicaciones científicas y objetivas no desvirtuadas, no existe circunstancia alguna que permita poner en entre dicho sus conclusiones, y a la par, no dejan de ser refrendados incluso por las manifestaciones de quien suscribía el informe aportado por el demandado, cuando ese profesional reconoce-que no podía ser de otra modo- que las únicas firmas que ha tenido a la vista son, en todos los casos, aquellas que presentan la misma tipología, sin concocimiento alguno de cualquier otra como la efectivamente, usada también por el interesado, al punto de que un somero examen de su apariencia externa le lleva a admitir como posible la identidad de unas y otras"